Lata de sardinas

La fábula financiera de la lata de sardinas

Posted on Actualizado enn


wpid-photo-20022012-1003-pm Se dice que un inversor compró a otro una lata de sardinas. Una lata de sardinas brillante y lustrosa como pocas. Su color plateado, sus aristas pulidas y su envoltorio lleno de colores llamaba la atención de cuantos la habían visto. Una lata de libro, de exposición, de antología. La lata.

Su dueño no paraba de presumir y de enseñársela a los amigos en fiestas y saraos. Se la ofreció, finalmente, a uno de ellos, precisamente el que miraba con ojos más golosos ese lustroso pedazo de metal. “Mira, es la mejor lata de sardinas que existe; es fuerte y a la vez bella, pero necesito liquidez; por ser quien eres te la puedo vender en seis euros, un precio de amigo, ya que a mi me costó tres euros, quinientas pesetillas o cien duros de los de antes, no hace mucho”. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios