Economía Política del Desarrollo. La construcción retrospectiva de una especialidad académica.

Posted on Actualizado enn

A partir de la Segunda Guerra Mundial, los economistas comienzan a preocuparse sobre el bienestar. De esta manera, nace una nueva disciplina académica denominada la Economía Política del Desarrollo. Como no puede ser de otra manera, el pensamiento sobre lo que es bienestar y cómo incentivarlo, ha ido evolucionando a lo largo de las siete décadas que lleva presente. Consiguientemente, han ido apareciendo y desapareciendo diferentes corrientes o escuelas que competían entre ellas por la ortodoxia del pensamiento económico –en materia de desarrollo- del momento. Este hecho era importante, porque sólo tendrían éxito aquellas políticas económicas que la gente reconociese o aceptase (y desde el punto de vista académico, estas políticas estarían defendidas en uno de los siete paradigmas). Las escuelas son las siguientes: escuela de la modernización; estructuralista; neomarxista; neoliberal; neoinstitucionalista; islamista; y la escuela alternativa. La amplia mayoría de ellas, se fundaron y desarrollaron en universidades de Estados Unidos y Reino Unido. Algunas han sido adoptadas por los jefes de gobierno de toda clase de países (debido a que muchos de los consultores económicos pertenecían a dichas escuelas) e incluso por organismos internacionales como el FMI. Los factores económicos (como las épocas de crisis), políticos (como las dictaduras) y otros de otra índole (como el proceso de descolonización), han determinado el éxito y fracaso de estas escuelas que, fundamentalmente, se crearon durante la década de los cuarenta y cincuenta del siglo XX (donde surgieron los “pioneros del desarrollo”). Por ello, como se defiende en el documento de Hidalgo, sería falso indicar que ha habido una escuela más importante a las otras.

Desde mi punto de vista, sería conveniente mencionar que cada una de las siete corrientes tienen su parte de razón y considero que a ninguna de ellas se le podría tildar de descabellada –pese algún matiz de radicalismo de alguna de ellas-. En todas ellas han participado intelectuales de renombre que contribuyeron a perfeccionarlas.

De esta manera, puedo decir que, al ser teorías razonables sobre el desarrollo, dependerá de las circunstancias de cada individuo el defender a una escuela u otra. Si hubiese nacido o vivido en América del Sur, sería más afín a la escuela estructuralista y así proteger temporalmente las empresas de mis compañeros. Si hubiese salido de la Segunda Guerra Mundial y en un país europeo, querría intervencionismo y que mis políticos tuviesen consejeros económicos de la escuela modernista. Si fuese de un país desarrollado y estuviese en los años 70, donde los economistas intervencionistas propiciaron fuertes problemas estructurales con sus políticas de demanda, sería un economista de oferta o de la escuela neoliberal. Por otro lado, si fuese tremendamente pobre y de un país de África Subsahariana, probablemente estaría interesado en los neomarxitas y su revolución, con la idea de acabar con el sistema –capitalista- que tanto ha humillado a mi familia. Si, en cambio, he nacido en Oriente Próximo y fuese economista, siendo sincero, no sería descabellado estar a favor de la escuela islámica. Si fuese de un país muy corrupto, seguramente defendería las ideas de los intelectuales neoinstitucionalistas.

Pero, atendiendo a mis circunstancias reales y actuales, si tuviese que escoger a la fuerza una escuela o corriente de desarrollo, escogería la escuela alternativa. En primer lugar, por la nueva aportación –y que se distingue de las demás escuelas- en su idea de bienestar, la cual no está tan vinculada con la variable PIB o crecimiento económico. En segundo término, estoy de acuerdo en la idea de “fragmentación” que han adoptado para su escuela, ya que parten de la idea de la multidisciplina y que la aportación de individuos de otras especialidades como son los antropólogos, psicólogos, médicos, etc. es necesaria para luchar contra el problema del subdesarrollo conjuntamente.

 

 

Nicolás Sarabia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s